Esta temporada Apple ha mejorado ligeramente su MacBook, de 12 pulgadas, que incorpora la última generación de procesadores Intel y ha recibido un pequeño impulso de prestaciones más avanzadas. Otra importante novedad es una mejora sustancial de la autonomía.

De diseño más liviano y fino (900 gramos y 13.1 milímetros de grosor), estos nuevos portátiles, fabricados en cuerpos «unibody» de metal, cuentan con una pantalla tecnología Retina y mantiene su único puerto USB-C. La compañía ha introducido una nueva gama cromática, por lo que estará disponible en cuatro acabados (oro, plata, gris espacial y, por primera vez, oro rosa).

Incorpora procesadores Intel Core M de sexta generación y doble núcleo de hasta una velocidad de 1.3 GHz, con velocidades Turbo Boost de hasta 3.1 GHz y memoria a 1.866 MHz, lo que garantiza un funcionamiento fluido y constante. Supone un ecosistema interno más rápido y mejores gráficos (Intel HD Graphics 515). La promesa: un rendimiento hasta un 25% superior.

En cuanto a su precio, las versiones con procesador Intel Core M3 de doble núcleo, 8 GB de memoria y 256 GB de memoria flash está disponible desde 1.449 euros.

ABC