Una de las cuestiones que están quedando cada vez más claras en el mundo entero es que el reinado de la televisión, tal como lo conocemos hasta ahora, tiene sus días cada vez más contados.

Aunque en Europa la situación no es tan extrema para la TV como lo es en Estados Unidos (donde ya se ha producido el adelanto o está a punto de hacerlo), las cosas sí están sin embargo apuntando en esa dirección y el futuro está cada vez marcado por más Internet y menos televisión.

Un trabajo publicado por el portal PuroMarketing afirma que la cuestión es un movimiento natural. Cada vez que aparece un nuevo medio de comunicación de masas, el anterior medio dominante acaba viendo como su posición se modifica por culpa de la nueva posición que ocupa el naciente.

La televisión acabó fulminando a la radio y la inmediatez de Internet y la variedad de contenidos están dejando atrás al medio audiovisual

Cómo va la cosa

Ahora, las cosas ya no se ven de forma “por defecto”, tal y como las emiten en la programación televisiva. Los consumidores quieren ver las producciones bajo demanda y se ha acostumbrado, además, a ver los proyectos en una sentada. Y eso tiene un efecto directo sobre el cómo y el dónde se ven los contenidos.

Pero lo cierto es que ese es solo un indicador, no el único, que muestra que la televisión está a punto de perder la partida frente a Internet.

La compañía especializada en economía Bloomberg hizo un análisis centrándose en los números que demuestran cómo está cambiando el mercado y de ellos se pueden extraer unas cuantas conclusiones como:

La publicidad en Internet se lleva cada vez una parte mayor del pastel y está dejando atrás a los medios tradicionales.

Los formatos publicitarios televisivos se están quedando obsoletos y a veces no son atractivos para ciertos sectores de la población, especialmente los que están entre 17 y 25 años.

Estos jóvenes no ven ya TV o no lo hacen tanto como otros grupos divididos por edades, pues prefieren entretenerse con sus dispositivos móviles.

El Mundo