Afectada por dolores en la muñeca y el hombro, Rita ha probado más de una alternativa ergonómica en materia de teclados.
Pero ahora acumulan polvo bajo su escritorio. De regreso con el modelo estándar, asegura que la experiencia no le reportó el beneficio que esperaba. “Ninguno hizo mucha diferencia”, cuenta.
Primero tuvo el teclado “partido por la mitad”. “Suena muy bien cuando te lo traen, porque se puede ajustar de cualquier forma; pero luego no encuentras cuál es la posición ideal, cómo se supone que tienes que ponerlo para que funcione”, relata.
Y luego tuvo el llamado “miniteclado”, una modalidad que, como su nombre indica, es más pequeña que el dispositivo convencional, básicamente gracias a que elimina el teclado numérico.
Es una de esas verdades corroboradas por un estudio tras otro que estar sentado todo el día frente a un computador no es lo mejor para la salud.
Pero la incidencia de teclados -y ratones- en trastornos como el síndrome del túnel carpiano (CTS, por sus siglas en inglés), que ocurre cuando la persona efectúa movimientos repetitivos por periodos prolongados, es menos clara.
Un estudio de 2008 publicado por la revista especializada BMC Musculoskelet Disord y que revisaba ocho investigaciones en la materia concluyó que no hay “suficiente evidencia de que trabajar con computadoras cause CTS”.
Qué es la neuropatía periférica que le hace sentir dolor a la leyenda del rock Eric Clapton cuando toca guitarra
Crecimiento en ventas
Y, sin embargo, las ventas de teclados ergonómicos han crecido.
Según datos recogidos por la firma Future Market Insights -dados a conocer en enero de este año-, representaron cerca del 10% del mercado en Estados Unidos en 2014 y se prevé que se eleven las ventas de aquí a 2025, con un crecimiento estimado de 2,3% (comparado con un pronóstico de expansión del 0,8% para los teclados corrientes).
“Se espera que la adopción de teclados ergonómicos se incremente a una tasa elevada debido a la mayor conciencia de sus beneficios, tales como el posicionamiento cómodo de la mano, la muñeca y el antebrazo, y el fácil acceso a las teclas (debido a la forma curva del diseño que reduce el estrés cuando se teclea)”, dice el estudio.

BBC